El cero neto en 10 preguntas

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en whatsapp
El cero neto en 10 preguntas

Sabemos que para mantener la esperanza de la continuidad del planeta, tal y como hoy lo conocemos, dependemos de alcanzar el balance de cero emisiones netas. También sabemos que ello presenta verdaderos desafíos, pero… ¿Existe realmente el concepto de cero neto?, ¿cuáles son los retos a los que nos tenemos que enfrentar?, ¿qué cambios son necesarios para alcanzarlo?

Países, ciudades y empresas se han comprometido a alcanzar el objetivo de reducir las emisiones globales a la mitad para 2030 y limitar el calentamiento global a 1.5 °C. Ha habido un auge notable en los compromisos, pero es necesario acelerar la acción climática de manera urgente si queremos alcanzar el cero neto para 2050.

Respondemos a las principales preguntas en este blog:

1. ¿Existe realmente el concepto de cero neto?

Sí, el concepto de cero neto es real. Además, gracias a la reciente publicación del nuevo Estándar de Cero Neto de la iniciativa de los objetivos basados en la ciencia (SBTi, por sus siglas en inglés), actualmente, existe una definición internacionalmente reconocida.

En esencia, el cero neto es un estado en el que no se añaden gases de efecto invernadero a la atmósfera. Esto significa lograr un equilibrio entre lo que se emite y se retira de carbono en la atmósfera.  

Según el Estándar de Cero Neto de la SBTi, resulta imprescindible que nos propongamos alcanzar este equilibrio para el año 2050, a más tardar. Esto nos deja un 50% de posibilidades de poder limitar el calentamiento global a niveles relativamente seguros. Por tanto, se trata de un objetivo muy real y urgente para todos nosotros, que está respaldado por la ciencia.

Si queremos evitar los impactos más catastróficos del cambio climático, debemos limitar el calentamiento global a 1.5 °C, tal y como indica la ciencia. Para lograrlo, deberíamos reducir las emisiones en un 7.6% cada año entre 2020 y 2030, a la vez que reforzamos los sumideros naturales de carbono. Esta no es una tarea fácil, pero es necesaria para alcanzar el estado de cero emisiones netas.

2. ¿Cuál es la relación entre un objetivo cero neto y los SBT?

En octubre de 2021, la iniciativa SBTi lanzó el primer Estándar de Cero Neto para las empresas. En este estándar, se esboza un plan de acción claro para el establecimiento de objetivos creíbles de reducción alineados con los últimos avances científicos.

El objetivo cero neto requiere de una rápida descarbonización, por lo que recomendamos a las empresas que establezcan objetivos de reducción de emisiones a corto y largo plazo basados en la ciencia, de acuerdo con este estándar. Esto garantizará el alineamiento con el objetivo de limitar la temperatura global a 1.5 °C.

Según el Estándar del SBTi, el cero neto implica que las empresas se comprometan a una descarbonización profunda del 90-95% antes de 2050. Además, los créditos de carbono que se utilicen para compensar el 5-10% restante de las emisiones, deberán proceder de proyectos verificados que capturen carbono de la atmósfera.

Con estos objetivos, las empresas podrán demostrar un compromiso creíble de reducción de emisiones como parte de su estrategia de cero emisiones netas.

3. ¿Cuáles son los principales retos a la hora de abordar el cero neto y cómo superarlos?

No cabe duda de que nos encontraremos ante muchos desafíos a lo largo del recorrido hacia el cero neto. A continuación, os dejamos algunos de los principales obstáculos que os podéis encontrar a la hora de poner en marcha vuestra estrategia de cero neto:

  • Obtención del apoyo interno: una cuestión que suele inquietar a los responsables de sostenibilidad de cualquier compañía es: «¿Cómo consigo que el resto de la empresa apoye la estrategia sostenible, en particular la alta dirección? La buena noticia es que esta tarea está empezando a ser cada vez más fácil. Somos testigos de una creciente ambición por abordar los problemas climáticos en todos los niveles de la empresa, lo que está ayudando a impulsar el cambio. Inversores, empleados y clientes demandan cada vez más una acción climática firme por parte de las compañías; conciben la inacción como un enorme riesgo empresarial y saben que actuar en favor del planeta puede convertirse en una gran oportunidad de negocio. Por ello, el compromiso de los empleados será realmente importante. Los equipos deben estar informados sobre la importancia de los objetivos climáticos y cuál es su papel en el proceso de conseguirlos. Es esencial que se sientan involucrados en la toma de decisiones. De este modo, es mucho más probable su participación hacia la consecución del objetivo común.
  • Incompatibilidad con otras prioridades del negocio: en ocasiones, puede parecer necesario postergar las acciones de sostenibilidad en la planificación financiera para alcanzar resultados positivos en la cuenta de resultados y obtener la rentabilidad deseada. Una vez más, debemos recordar la importancia de estas acciones para la resiliencia a largo plazo de la de la compañía y los beneficios que suponen para su reputación.
  • Recogida de datos y elaboración de informes: los responsables de sostenibilidad suelen dedicar gran parte de su tiempo a la recogida de datos y la elaboración de informes. Esto puede resultar contraproducente, pues limita los esfuerzos necesarios para poner en marcha la acción conjunta destinada a impulsar el cambio. Los sistemas de software especializados y el apoyo externo pueden reducir considerablemente el tiempo dedicado a las tareas mencionadas, aligerando la carga de trabajo y garantizando que la atención principal se centre en la ejecución de la estrategia.

 

El cero neto en 10 preguntas

 

4. ¿Cómo ha afectado la crisis de COVID-19 al cero neto?

El COVID-19 ha supuesto un golpe muy duro para muchas empresas (por no hablar de los particulares) y su recuperación se ha convertido en una prioridad para muchas de ellas, lo que inevitablemente impactará en sus planes de sostenibilidad.

En los últimos dos años, hemos sido testigos del gran aumento de la presión en torno a la acción frente al cambio climático y, con el imperativo posterior al COVID de reconstruir a mejor o aspirar a una recuperación ecológica, cada vez más empresas lo ven como una necesidad.

La pandemia ha brindado una oportunidad única para replantearnos la forma de trabajar. Además, ha demostrado que la acción colectiva es posible, que la ciencia se debe tener en cuenta en la toma de decisiones y que los gobiernos pueden, y deben, liderar una acción climática urgente y efectiva. La forma en la que sigamos gestionando la recuperación del COVID-19 determinará nuestra capacidad de alcanzar el cero neto.

5. ¿Qué cambios son necesarios para que las industrias que hacen un uso intensivo de la energía se conviertan en empresas cero neto?

Básicamente, esto dependerá de la empresa y el sector, ya que cada negocio es único. Por ejemplo, si se trata de una compañía aérea, sería necesario invertir en cambios en la flota (aviones eléctricos e híbridos) y en combustibles sostenibles. Esto significa invertir en tecnologías que no son necesariamente rentables en el corto plazo, pero que son cruciales para alcanzar el nivel cero de emisiones netas, minimizar el calentamiento global y garantizar la futura resiliencia de la industria aérea.

Posiblemente, el cambio más radical que necesitan todas las industrias que hacen un uso intensivo de la energía es invertir al máximo en innovación y adoptar un enfoque más centrado en el futuro del negocio.

6. ¿Cómo conciliamos el cero neto con los otros muchos retos de la sostenibilidad? Por ejemplo, ¿cómo hacer que el pensamiento circular se integre en la agenda de cero neto?

La economía circular representa un gran impulsor para reducir nuestras emisiones y debería formar parte del recorrido hacia el cero neto de cualquier organización.

Evidentemente, al realizar cambios para integrar la economía circular, debemos actuar con cautela y no trasladar la carga de las emisiones a otra área del negocio. Sin embargo, la idea que subyace al pensamiento circular es garantizar que no haya desperdicios ni excesos, y esto debería incluir tanto las emisiones como los residuos.

Por esa razón, recomendamos que se realice un análisis de ciclo de vida (ACV) de los productos y servicios o, incluso, que se piense en un análisis de ciclo de vida de la organización (ACVO), con un enfoque más global. De este modo, es posible comprender los distintos impactos de cada una de nuestras actividades, realizar análisis comparativos de las distintas opciones para poder tomar las mejores decisiones con conocimiento de causa, así como encontrar oportunidades para innovar.

Asimismo, recomendamos que este proceso no sea una actividad puntual, sino que se actualice periódicamente para activar un ciclo de mejora continua y garantizar que todas las prioridades de sostenibilidad estén alineadas.

7. ¿Cómo puedo enfrentarme a las emisiones más difíciles de calcular: el Alcance 3?

Las emisiones de Alcance 3 pueden ser muy diferentes para cada organización. Lo primero, y más importante, es identificar los puntos críticos de vuestro Alcance 3, es decir, tanto aquellos que suponen un mayor volumen de emisiones, como aquellos sobre los que tenéis mayor capacidad de reducción. Puede haber aspectos de vuestro Alcance 3 cuyo cálculo sea especialmente complejo y estén fuera de vuestro control operacional.

Así pues, recomendamos poner el foco en aquellas tipologías de emisiones que sean más relevantes para vuestra empresa y grupos de interés. De esta forma, podréis entender mejor en qué áreas debéis centrar vuestros esfuerzos y qué palancas debéis accionar.

Para obtener información más detallada sobre cómo abordar el Alcance 3 y un estudio de caso sobre el compromiso de los proveedores, os dejamos nuestra hoja informativa que incluye nuestra metodología para comenzar a tomar medidas sobre las emisiones de Alcance 3.

  El cero neto en 10 preguntas

 

8. ¿Qué papel desempeña la compensación en la estrategia de cero neto?

El cero neto requiere de una rápida descarbonización y, por lo tanto, las empresas deberían establecer un objetivo de reducción de emisiones basado en la ciencia como parte de su estrategia de cambio climático. Con estos objetivos, las empresas pueden demostrar un compromiso creíble de reducción de emisiones como parte de su estrategia.

Lamentablemente, el cero neto no se consigue de la noche a la mañana, y eliminar todas las emisiones no va a ser tarea fácil (sobre todo a corto plazo). Aquí es donde entra en juego la compensación de carbono. Si apoyamos proyectos de compensación con múltiples beneficios colaterales que protejan y restauren los valiosos sumideros de carbono, podemos ayudar a construir infraestructuras renovables y apoyar a las comunidades. Con esto, podemos demostrar que estamos tomando todas las medidas posibles para responsabilizarnos de nuestros impactos.

Por esa razón, la compensación puede desempeñar un papel vital en la estrategia de descarbonización. De acuerdo con el nuevo Estándar de Cero Neto, las empresas deben lograr una reducción total de las emisiones del 90-95% y compensar el 5-10% restante mediante proyectos que capturen carbono de la atmósfera. Además, mientras se avanza hacia la consecución del cero neto a través de la reducción de emisiones efectiva, se anima a las empresas a invertir en proyectos de compensación de carbono que eviten o reduzcan las emisiones fuera de su cadena de valor. 

9. ¿Cómo podemos influir en la política para acelerar el cambio?

En primer lugar, hay que comprometerse públicamente con el objetivo de ser cero neto, siempre aplicando las mejores prácticas. Es importante comunicar estos objetivos de forma transparente, comparable y precisa, en aras de conseguir una comunicación clara con terceras partes. Cuantos más seamos, mayor tracción conseguiremos para activar el cambio y allanar el camino para que el objetivo global sea alcanzable. De la misma forma, debemos continuar instando a los gobiernos a colaborar para que la acción climática encabece la agenda política.

Os animamos a participar en aquellas consultas públicas relacionadas con la acción climática dentro de vuestro sector para que tomen en consideración vuestras propuestas. Además, es importante asegurarse de que los gobiernos conozcan las particularidades de vuestro sector sobre alcanzar el objetivo de cero emisiones netas y reducirlas, y entiendan los desafíos de cada negocio.

10. ¿Debemos aspirar a la «positividad del carbono» en lugar del cero neto?

Cada vez más nos estamos encontrando compromisos que van más allá del cero neto, como “carbono positivo” o “carbono negativo”. Aunque ningún compromiso puede ser demasiado ambicioso cuando se trata del cambio climático, aconsejamos evitar términos que no estén estandarizados cuando se hable de las declaraciones de los compromisos.

Tras la publicación del Estándar de Cero Neto de la iniciativa SBTi, el “cero neto” es el término que cuenta con un mayor consenso internacional. Además, debería ser el objetivo a largo plazo de vuestra organización para garantizar que los compromisos climáticos sean creíbles, sólidos y estén en línea con los últimos avances científicos.

 

Si os surgen dudas o necesitáis aclarar cómo vuestra organización puede actuar en consecuencia para abordar el cambio climático, no dudéis en poneros en contacto con nosotros.

 


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en whatsapp

Categorías

Actúa ahora

La creación de un plan hacia el Cero Neto comienza por entender cuál es nuestro impacto en el clima, definir los límites de nuestra ambición climática e idear una estrategia de acción sólida y fundamentada.

Entender las implicaciones del cambio climático en los riesgos y oportunidades que se le presentan a vuestra organización. Esto fortalecerá vuestra estrategia y os ayudará a manteneos al día con las demandas de transparencia y reporte.

Establecer objetivos climáticos ambiciosos, gestionar los datos y realizar un seguimiento del progreso hacia el Cero Neto.

Actuar por el clima contribuyendo a la financiación de la transición hacia un mundo de emisiones al Cero Neto.

Reducir drásticamente las emisiones a través de la gestión energética, las energías renovables, la innovación y la colaboración.

Sobre EcoAct

En EcoAct nos mueve un propósito común para marcar la diferencia . Ayudamos a las empresas a generar rentabilidad implementando un cambio positivo en respuesta a los desafíos del cambio climático.

Descarga nuestro

Documento informativo

Alcanzar las cero emisiones netas requiere de un cambio transformacional. Sin embargo, nuestro enfoque está pensado para facilitar el camino y apoyar a las organizaciones a mitigar los riesgos y a poner en valor las oportunidades.

No es sólo una vía para lograr el cero neto, es una hoja de ruta para la supervivencia del negocio a largo plazo.

También podrías estar interesado en...

Climate action
Noticias

2022: es hora de pasar a la acción climática

Después de un 2021  complicado, lleno de intenso trabajo y tras retomar la actividad económica después del COVID-19. Stuart Lemmon, director general de EcoAct, analiza la agenda climática de este …
Noticias

¿Ha llegado el fin de las diferencias entre los estándares de reporting?

Los profesionales encargados del reporte de carbono, energía, cambio climático y sostenibilidad ambiental han tenido que aprender desde hace un tiempo a lidiar con una amalgama de marcos de reporte …
carbon offsetting strategy
Noticias

5 pasos clave para establecer una estrategia de compensación con éxito

Una estrategia de compensación sólida ayuda a acelerar una transición justa hacia el cero neto y apoyar los criterios ESG (Medioambientales, Sociales y de Gobierno corporativo, por sus siglas en …
Síguenos aquí:
© 2023 EcoAct.
Todos los derechos reservados.
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. You can find out more about which cookies we are using in our privacy policy.